Truco 5. El chiringuito financiero siempre usan unas técnicas de ventas muy directas y agresivas

Estas empresas se caracterizan por utilizar técnicas de venta muy agresivas con las cuales captan a los inversores con pocos conocimientos. Su modus operandi siempre se basa en dar importancia al factor tiempo. Hacen creer al cliente que se encuentran ante una gran oportunidad que durará muy poco tiempo. Y que para poder beneficiarse de ella necesitan el asesoramiento de un experto. En términos generales ofrecen un plazo máximo de 24 horas para tomar la decisión y hablan de enormes beneficios sin explicar con claridad cómo se van a conseguir. Además, para que la estafa corra todavía más rápido, te ofrecen una comisión si presentas el producto a tus familiares o amigos y consigues que también lo usen.

Truco 6. El chiringuito financiero cierra en poco tiempo

Por norma general, una vez consiguen “atrapar” al cliente en poco tiempo la web termina por cerrar. Lo más normal es que una vez hecha la inversión el usuario note cómo de repente la empresa ya no hace caso de sus llamadas. En ocasiones la web cierra sin previo aviso o redirige al cliente a una nueva página. Una página que suele pertenecer al mismo grupo y por medio de la cual mantienen sus estafas. Estas páginas también terminan por desaparecer en poco tiempo.

¿Cómo podemos parar los pies a un chiringuito financiero?

Una vez hemos caído en las garras de este tipo de negocios, es muy complicado lograr cortarles las alas o recuperar nuestro dinero. Cuando los estafadores se han hecho con los ahorros de los usuarios resulta prácticamente imposible lograr recuperarlos. Hay ciertos pasos que hay que seguir para intentar parar a estas empresas y recuperar nuestro dinero:

Pedir que te devuelvan tu inversión

Lo primero que hay que hacer cuando se comience a desconfiar de estas empresas es solicitar que te devuelvan el dinero. Si estos chiringuitos pretenden continuar estafándote a ti o a otros clientes, suelen devolver parte del capital estafado. Sin embargo no suele ser lo habitual.

Estos chiringuitos financieros siempre se establecen en el extranjero. Por este motivo reclamar las devoluciones de capital suele convertirse en una tarea imposible. Lo normal es que el dinero que te han estafado acabe en algún paraíso fiscal y que antes de hacerlo haya pasado por muchos países. De este modo es casi imposible seguirle el rastro.

Denunciarles

Como hemos explicado lo más probable es que no llegues a recuperar nunca el dinero que hayas invertido si caes en un chiringuito financiero. Sin embargo, si presentas una denuncia lograrás parar los pies a esta empresa y evitar que otro usuario caiga en sus garras.

Puedes denunciarles por medio de internet dirigiéndote directamente al grupo especializado en este tipo de delitos de la Guardia Civil. La Guardia Civil acumulará todas las denuncias que incluya esta empresa para intentar confiscar el dinero que han depositado en paraísos fiscales.

Igualmente, aunque los chiringuitos ifnacieros y el phishing son diferentes estafas, a veces van de la mano. Por eso es necesario cumplir una serie de normas de seguridad en cuanto al uso de internet. Por ejemplo:

  • No utilizar las redes públicas para temas personales. Nunca uses una red pública con tus contraseñas o para pagar un producto por medio de tu tarjeta. Las redes sociales son compartidas y un experto puede coger con facilidad todos tus datos y llegar a suplantar tu identidad sin que te des cuenta hasta que sea demasiado tarde.
  • No ignores a tu antivirus. Cuando el antivirus te da una señal de alarma es por algo. Por norma general suelen detectar malwares que intentan instalarse de manera automática en nuestro ordenador y terminar por provocar problemas.
  • Asegúrate de que la dirección aparezca precedida por el “http”. Eso significará que la página web tiene un certificado de seguridad que codifica la información que se obtiene al navegar en ella.