Los emprendedores que ponen en marcha diferentes negocios saben lo complicado que puede resultar obtener financiación. Sin embargo hoy en día existen una gran cantidad de opciones para aquellos que buscan liquidez.

Desde Financiación para Empresas queremos explicarte más a fondo uno de los sistemas más utilizados: los préstamos participativos.

Si quieres conocer todo lo necesario sobre este tipo de préstamos, no dejes de leer el siguiente artículo.

¿Qué son los préstamos participativos?

Los préstamos participativos se encuentran a medio camino entre el capital obtenido por medio de los inversores privados y de los préstamos a largo plazo que suelen ofrecer las entidades financieras.

El capital obtenido por medio de este instrumento financiero está directamente asociado a la evolución que presenta la empresa que lo solicita. Sus requisitos de acceso son holgados y prácticamente cualquier empresa puede acceder a un préstamo participativo.

Entre sus ventajas destacan el dilatado periodo de amortización y de carencia con el que cuentan. Por este motivo son un tipo de préstamo muy adecuado para aquellos emprendedores que han puesto en marcha hace poco tiempo su negocio.

Estos préstamos tienen una finalidad muy simple: ayudar a crecer aquellos proyectos que demuestran ser viables. Por este motivo los préstamos participativos suelen concederse por medio de entidades públicas que se encargan de apoyar económicamente a las empresas y emprendedores de reciente creación.

Pero las entidades públicas no son las únicas que ofrecen préstamos participativos. También existen entidades privadas que se encargan de otorgarlos.

¿Qué caracteriza a los préstamos participativos?

Hay tres conceptos clave que caracterizan a los préstamos participativos. Estos son:

Requisitos de acceso más abiertos

Estos préstamos son ideales para aquellas empresas que se encuentran en su periodo inicial y que disponen de un modelo de negocio viable.

Por este motivo estos préstamos no exigen una serie de garantías para poder disfrutar de ellos, sino que simplemente se solicita el modelo de negocio para corroborar la viabilidad de la empresa.

Tipos de interés

Los préstamos participativos son más flexibles con los intereses que cobran a sus clientes. Puesto que uno de ellos está directamente asociado al buen funcionamiento de la empresa. Por norma general los préstamos participativos suelen tener dos tipos de interés diferentes es

  • Intereses variables. Asociados al funcionamiento de la empresa y que se establece en función de una serie de criterios de evaluación. En estos criterios suelen marcarse unos máximos y unos mínimos. Uno de más utilizados es el beneficio neto anual de la empresa.
  • Interés fijo. En ciertos casos los prestatarios establecen un interés fijo a la firma del acuerdo. Este interés, que no se asocia al funcionamiento de la empresa, suele ser más bajo que el otros tipos de préstamos.

Otra de las ventajas de estos préstamos es que tanto las comisiones como los intereses son deducibles de la base imponible del Impuesto de Sociedades.

Condiciones de amortización

Sin duda los préstamos participativos son uno de los sistemas de financiación que mayor periodo de amortización ofrece. Pueden llegar a ofrecer hasta 10 años para su amortización.

Por norma general también ofrecen la opción de llevar a cabo una amortización anticipada. Sin embargo esta suele estar asociada a una solicitud de ampliación de capital.

Los préstamos participativos, además, suelen ofrecer un periodo de carencia que puede incluso llegar a 7 años. Durante este periodo el empresario solo ha de pagar los intereses del préstamo.