Desde que comenzara la crisis financiera en España debido a la burbuja inmobiliaria allá por 2008 la financiación se ha visto interrumpida durante muchos años. Los bancos dejaron de prestar capital tanto a particulares como a empresas. Muchas empresas se vieron obligadas a echar el cierre precisamente por culpa de la falta de capital. Sin embargo, conforme avanzaron los años, comenzaron a surgir nuevas alternativas de financiación a la tradicional lo cual ha permitido recuperar el tejido empresarial de España.

Y a pesar de que muchas empresas siguen recurriendo a los bancos para financiarse existen otras muchas oportunidades que pueden resultar mucho más rentables y atractivas. Desde Prestamistas Particulares queremos ofrecerte un recorrido por las mejores alternativas de financiación para empresas.

¿Cuáles son las mejores alternativas de financiación para empresas?

Durante esta semana y la próxima podrás conocer más detalles sobre las siguientes alternativas financieras:

  • Los préstamos ICO
  • Las Sociedades de Garantía Recíproca o SGR
  • El Mercado Alternativo Bursátil o MAB
  • Las FINTECH
  • El Capital Riesgo
  • Los préstamos participativos

Los préstamos ICO

Los préstamos del Instituto de Crédito Oficial se realizan en colaboración con entidades financieras tradicionales. Si estás pensando en solicitar financiación para tu empresa o como autónomo antes de cerrar 2017 puedes acudir a las 10Líneas de ICO 2017. Estas líneas ofrecen una financiación a largo plazo y prestan especial atención a los proyectos de internacionalización y especialización para aumentar el valor de las empresas.

Este organismo financiero es uno de los más utilizados por las pymes. Durante los últimos 5 años el ICO ha concedido más de 61.000 millones de euros en financiación a casi 900.000 empresas. Además ha invertido casi 12.000 millones de euros en más de 144.000 empresas cuya intención era la internacionalización.

Los intereses de estos préstamos son muy atractivos:

  • Para plazos de amortización de 1 año la TAE se ubica en un 2,333 % sin carencia y 2,357 % con 1 año de carencia.
  • Para plazos de amortización de 2 años la TAE se ubica en un 4,284 % sin carencia y 4,315 % con 1 año de carencia.
  • Para plazos de amortización de 3 años la TAE se ubica en un 4,342 % sin carencia y 4,364 % con 1 año de carencia.
  • Para plazos de amortización de 4 años la TAE se ubica en un 4,404 % sin carencia y 4,422 % con 1 año de carencia.
  • Para plazos de amortización de 5 años la TAE se ubica en un 4,881 % sin carencia y 4,897 % con 1 año de carencia.

Las Sociedades de Garantía Recíproca o SGR

Las SGR están reguladas por el Banco de España, son sin ánimo de lucro y actúan en una autonomía concreta o en un sector concreto. Su objetivo es ayudar tanto a medianas como pequeñas empresas a obtener mejores condiciones de financiación en las entidades financieras por medio de la presentación de un aval.

De este modo una SGR se encarga de al banco las garantías de pago necesarias para que esa empresa pueda solicitar un crédito. Además, como existen convenios entre las SGR y los bancos obtienen mejores tipos de interés y plazos más dilatados para las devoluciones.

Solo se puede obtener ayuda de las SGR si la empresa es socio partícipe de la misma. Para ser socio partícipe hay que comprar participaciones a las SGR. Estas participaciones deben de ser equivalentes a un porcentaje del capital que tendría que pagar la SGR como aval una vez cumplido el plazo.

Esta alternativa de financiación es ideal para:

  • Empresas de reciente creación que todavía carecen de datos económicos.
  • Empresas que necesitan mucha línea de crédito para poder funcionar.
  • Cuando se lleva a cabo una reestructuración societaria.
  • Aquellas empresas que han obtenido una ayuda PROFIT y que necesitan un aval para poder anticipar su uso.
  • Aquellas empresas con un riesgo muy elevado que no pueden acceder a financiación sin ayuda.