¿Sabes cómo distinguir un chiringuito financiero?, continuación