Las ideas, grandes o pequeñas, los nuevos proyectos, son la base para la creación de nuevas empresas y a día de hoy son muchas las personas que prefieren arriesgarse un poco y generar su propio negocio, sobre todo desde que en 2008 comenzara la crisis. El problema de los nuevos negocios es, que además de tener una buena idea, es necesario contar también con financiación para estas nuevas empresas, una liquidez que permita que se desarrollen y generen un futuro empresarial duradero. Por desgracia, la situación económica que llevamos viviendo desde la aparición de la crisis ha frenado, y mucho, la obtención de créditos o préstamos con los que hacer frente a nuevos negocios. Si eres una nueva empresa y estás buscando alternativas de financiación, puedes obtenerlas tanto a nivel interno como externo y localizar en ambos casos varias opciones sobre las que elegir. Veamos algunos ejemplos.

Ayudas y subvenciones en la financiación para empresas de nueva creación

  • Una de las mejores maneras de obtener financiación para empresas de nueva creación es a través de subvenciones estatales o por Comunidades Autónomas. Puedes revisar las que existen activas en el momento de la creación de tu empresa a través de la página web del Ministerio de Industria, Energía y Turismo. Una vez dentro de su portal podrás filtrar por ayudas de ámbito nacional, o por Comunidad Autónoma y seleccionar aquellas del sector en las que se encuentre tu empresa.
  • También puedes conseguir financiación para empresas de nueva creación de otras fuentes, por ejemplo, si eres una mujer, puedes acogerte a las ayudas para mujeres emprendedoras ofrecidas por el Ministerio de Igualdad y el Instituto de la Mujer.
  • Si tienes entre manos un proyecto de investigación y desarrollo tecnológico, el Ministerio de Economía ofrece una reducción fiscal de entre el 35 y el 60 % para este tipo de proyectos. Puede que el tuyo sea el próximo a considerar.
  • Utiliza los recursos de AEBAN, la Asociación Española de Business Angels. AEBAN es una asociación de Business Angels que se constituyó en el año 2008 al amparo de la ley 1/2002 cuya misión es promocionar la actividad de los Business Angels en el territorio español. A día de hoy AEBAN cuenta con un total de 38 redes de Business Angels diseminadas por 11 Comunidades Autónomas que asocian a más de 2000 inversores, los cuales han movilizado desde su fundación recursos por un valor superior a los 40 millones de euros.
  • Ayudas y subvenciones por parte de las Comunidades Autónomas, las cuales subvencionan entre un 15 y un 40 % a aquellas empresas de nueva creación españolas.

Financiación para empresas de nueva creación con fondos propios

Se trata de créditos que se pueden obtener a través de inversores, con la salida a Bolsa o con fondos de capital de riesgo. Veamos los casos más detenidamente.

Salida a Bolsa. Este tipo de acción está pensada para aquellas empresas establecidas como Sociedades Anónimas y depende, básicamente de una variación positiva de las acciones de la empresa en las bolsas de valores en las que se incluyan.

Con la ayuda de socios o inversores. Es una de las maneras más comunes de obtener financiación para empresas de nueva creación y supone una inversión por parte de los socios de la empresa, los cuales serán recompensados con acciones o participaciones. En muchos casos un inversor privado puede convertirse en socio al invertir su capital en estas empresas a cambio de una cantidad concreta de acciones y un porcentaje de ganancias.

Con la ayuda de fondos de capital de riesgo. Los fondos de capital de riesgos suelen estar muy asociados a la creación de nuevas empresas de tipo tecnológico. Se trata de ofrecer capital financiero a una startup en fase de crecimiento con un elevado potencial pero en un momento de máximo riesgo. Los fondos de capital de riesgo se convierten en propietarios de activos de las empresas en las que invierten. Estos capitales privados se retiran con beneficios obtenidos por el crecimiento de la startup en cuestión.

La semana pasada comenzamos un post sobre la manera de obtener financiación para empresas de nueva creación. Cada vez es más común que las startups obtengan financiación de métodos menos convencionales, como por ejemplo el capital privado, pero existen muchas maneras de obtener una financiación adecuada para nuestros proyectos. La semana pasada hablamos de la posibilidad de obtener algún tipo de subvención estatal para nuestras nuevas empresas, o la alternativa de utilizar fondos propios para lograr este tipo de financiación. Hablamos de la posible salida a Bolsa, de contar con la ayuda de socios e inversores o con la colaboración de fondos de capital de riesgo. Queremos cerrar este artículo hablando de una última posibilidad: la financiación para empresas de nueva creación utilizando una concesión externa de créditos. Veámoslo con más detenimiento.

Financiación para empresas de nueva creación a través de créditos externos

La obtención de créditos externos para financiar nuestras empresas emergentes, se puede obtener de tres maneras principalmente:

  • A través de la Banca Pública. Si eres un emprendedor y quieres financiar tu nuevo proyecto empresarial, puedes hacerlo a través de los distintos créditos ofrecidos por el ICO (Instituto de Crédito Oficial) o la ENISA, la Empresa Nacional de Innovación. Además de estas ayudas, puedes obtener otras tantas, como las ayudas al fomento de la innovación o las ayudas a la inversión.
  • A través de la Banca Privada. Se trata de la manera más tradicional de obtener financiación para empresas. Aunque durante los últimos años muchos bancos han decido no aprobar créditos ni ningún tipo de préstamos para financiar empresas de nueva creación por encontrarse en un punto del proceso que convertían la acción en un capital de riesgo, motivo por el cual las inversiones de capital privado han crecido tanto durante los últimos años, sobre todo en los últimos 4. A pesar de ello, a día de hoy la banca privada vuelve a tener cierto interés en las startups y uno de sus principales objetivos consiste en otorgar créditos a nuevas empresas, descuentos comerciales o abrir una línea de crédito.
  • A través de nuevas plataformas de financiación. Los nuevos modelos de financiación son cada vez un modo más común de obtener liquidez para empresas emergentes. Hace unos años que la falta de concesión de créditos por parte de las entidades financieras ha ayudado, y mucho, al crecimiento de estas nuevas plataformas y sistemas entre las que destacan principalmente:
    • Crowdlending. Este tipo de movimiento se basa en la financiación entre iguales. Usuarios privados, ya sean empresas o particulares, invierten parte de su capital en financiar a empresas de nueva creación en condiciones de igualdad para ambas partes.
    • Crowdfunding. Se trata de una cooperación colectiva llevada a cabo por muchas personas en las que crea una red de contactos con las que financiar una iniciativa o proyecto a cambio de diferentes tipos de recompensas.
    • Sociedades de garantía recíproca. Las sociedades de garantía recíproca se encargan de avalar las operaciones necesarias para financiar de empresas de nueva creación. Algunas de estas sociedades de garantía recíproca cuentan, además, con convenios con estas sociedades y que sirven para avalar a las nuevas empresas ante potenciales inversores que pueden ofrecer el crédito o liquidez necesaria para que la empresa continúe con su proceso de expansión y crecimiento.