Realizar una tasación de nuestra vivienda es necesario cuando nos disponemos a ponerla a la venta y obligatorio cuando queremos utilizarla como garante de una operación financiera. En el post de esta semana te explicamos brevemente cómo realiza un profesional la tasación de nuestra vivienda tanto para la venta como para ser aportada como garantía.


La tasación de una vivienda

Aunque la tasación de una vivienda es muy habitual en el caso de reventas y firma de hipotecas, también es obligatorio en el caso de que la propiedad vaya a usarse como garantía inmobiliaria en una operación financiera. De hecho, para firmar un préstamo con nosotros deberemos realizar una tasación de la propiedad que quieras utilizar como aval como explicamos en nuestra página que describe el proceso de evaluación de tu solicitud de préstamo.

La tasación es obligatoria en cualquier operación financiero-inmobiliaria

La tasación es obligatoria según la ley que rige los contratos de tipo hipotecario (ley 5/2019) especificando esta claramente en su Artículo 13 lo siguiente:

Los inmuebles aportados en garantía para un préstamo deberán ser tasados adecuadamente antes de la firma del contrato. Esta tasación la realizará una sociedad o profesional tasador regulado por las leyes 2/1981, de 25 de marzo y Real Decreto 775/1997, de 30 de mayo. Para la tasación inmobiliaria deberán usarse aquellas normas de tasación reconocidas internacionalmente, en concreto las establecidas por la Orden ECO/805/2003, de 27 de marzo, sobre normativa de valoración de bienes inmuebles destinados a finalidades financieras.


Pasos que realiza el profesional tasador durante una tasación

En primer lugar el profesional deberá obtener toda la información posible del inmueble a nivel administrativo. Posteriormente se procederá a realizar una inspección de la vivienda en sí.

Información a nivel administrativo

Antes de pasar a la fase de inspección de la vivienda como tal se solicitará:

  • Nota simple del Registro de la Propiedad donde aparezcan todos los detalles de la vivienda a nivel administrativo, técnico y legal: propietario/s, deudas que pesan sobre la misma, superficie útil, servidumbres a la que está sujeta…
  • Detalles actuales de la vivienda: estado actual (ocupada o no), régimen de protección patrimonial si lo hubiese, adaptación a la normativa urbanística actual a nivel municipal
  • Registro del catastro

Una vez obtenida toda la información relativa al inmueble en sí se pasará a realizar una inspección ocular de la vivienda.

Inspección ocular de la vivienda

comedor de casa

Los interiores y acabados también cuenta para valorar una vivienda o local

El tasador se fijará en varios aspectos y características de la vivienda como son los siguientes:

  • Localización dentro de la ciudad: las viviendas en barrios con zonas verdes, supermercados y servicios y buenas conexiones con transporte público serán mejor valoradas que otras que carezcan de ellos
  • Superficie útil: los m2 cuentan aunque también lo hace el cómo están distribuidos esos m2
  • Estado del edificio: la vivienda o local se valora mejor si se encuentra en un edificio en buen estado de conservación
  • Interior: los materiales de construcción, cierres y ventanas y el certificado energético se tienen en cuenta a la hora de valorar una vivienda.

Precio de una tasación inmobiliaria

El precio de una tasación inmobiliaria depende mucho del tipo de propiedad que se trate y de la zona en la que se encuentre, pero para una vivienda o local comercial de unos 100m2 útiles el precio actualmente se encuentra alrededor de los 200€.